El proceso gradual de normalización monetaria podría tomarse varios años, puesto que se prevé que las tasas de inflación se recuperen a un ritmo lento, advirtió el Fondo Monetario Internacional.

“Un ritmo de normalización demasiado acelerado eliminaría el apoyo necesario para una recuperación sostenida y no permitiría que se produzcan aumentos convenientes de la inflación subyacente en las principales economías”.

Al interior de su informe semestral Global Financial Stability Report, consignan que el prolongado estímulo monetario previsto para las principales economías podría provocar una acumulación de más excesos financieros.

“A medida que se intensifica la búsqueda de rendimiento, las vulnerabilidades están trasladándose al sector no bancario y están aumentando los riesgos de mercado. Hay demasiado dinero en busca de muy pocos activos rentables”, precisa.

En el documento, presentado en la sede del organismo en vísperas de sus Reuniones Anuales, estiman que menos del 5% del stock actual de activos de renta fija con grado de inversión en el mundo, ofrece un rendimiento superior al 4% frente a un 80% antes de la crisis.

Las valoraciones de los activos financieros están tornándose excesivas en algunos mercados, en la medida que los inversionistas se ven obligados a salir de su mercado natural de riesgo y aceptar riesgos de crédito y de liquidez más altos a cambio de mejores rentabilidades.

En este momento se está llevando a cabo la conferencia de prensa para presentar el reporte citado, y es Tobias Adrian, Consejero financiero del FMI quien la está divulgando.

| El Economista | Internacionales | Autor: Yolanda Morales Y Luis Miguel González |
Nota Publicada: 2017-10-11

Ver nota