Los sismos acontecidos en el país los días 7 y 19 de septiembre del 2017 presentaron sus primeros efectos en los precios al productor de la construcción residencial.

De las 10 ciudades con daños por este desastre natural, ubicadas en ocho entidades federativas, seis aceleraron en este indicador. A nivel nacional destaca que estos precios exhiben una tendencia contraria, es decir, de pérdida de ritmo.

Las urbes con el mayor dinamismo fueron Oaxaca (Oaxaca), que pasó de una tasa anual de 7.26% en agosto del 2017 a una de 11.54% en el noveno mes de igual año, e Iguala (Guerrero), de 10.24 a 11.51%, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

De hecho, estas ciudades fueron las que ostentaron las mayores diferencias porcentuales en el país, de 46 que considera el Inegi. El índice de construcción residencial se compone de tres rubros: mano de obra, alquiler de maquinaria y materiales de construcción.

Este último sector fue el que aceleró los precios en Iguala y Oaxaca, al transitar, en el periodo de análisis, de 10.50 a 12.09% y de 7.78 a 13.11%, respectivamente. En el segundo territorio, mano de obra perdió ritmo de crecimiento.

Ante este panorama, el director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (Idic), José Luis de la Cruz Gallegos, explicó que en las entidades afectadas por dicho sismo han ido comenzando las actividades de reconstrucción, por lo cual se empezó a observar un alza en los precios.

Además, dijo, se observó un aumento en la demanda de construcción, que al enfrentar una oferta limitada, pudo contribuir al aumento.

El director del Idic agregó que, en el caso de Oaxaca, hubo daños provocados por otros fenómenos naturales, y el daño no sólo fue a vivienda, sino también a vías principales y carreteras, lo que presionó las cotizaciones al alza.

Las otras ciudades dentro de la zona afectada que presentaron una aceleración en los precios al productor de la construcción residencial fueron Tlaxcala (Tlaxcala), de 6.86% anual en agosto a 7.90% en septiembre; Puebla (Puebla), de 7.96 a 8.25%; Acapulco (Guerrero), de 4.67 a 4.77%, y Tehuantepec (Oaxaca), de 9.91 a 9.95 por ciento.

Al respecto, Kristobal Meléndez Aguilar, analista del Centro de Investigación Económica Presupuestaria (CIEP), expuso que en Tehuantepec y Acapulco la modesta aceleración tuvo que ver con el alza en los costos de los materiales de construcción, y en menor medida por efectos del sismo del 7 de septiembre, en el caso de Chiapas.

TENDENCIA A LA BAJA

Por el contrario, en las ciudades más afectadas por los movimientos telúricos, los precios al productor de la construcción residencial desaceleraron: en Cuernavaca (Morelos), la variación anual pasó de 5.94% en agosto a 4.98% en septiembre; en el área metropolitana de la Ciudad de México, de 9.52 a 8.60%; en Toluca (Estado de México), de 9.54 a 8.87%, y en Tapachula (Chiapas), de 6.42 a 6.10 por ciento.

En el área metropolitana de la capital, en el noveno mes del año, los precios de alquiler de maquinaria disminuyeron a tasa anual, mientras los materiales de construcción mostraron un menor incremento y la mano de obra se mantuvo sin cambios, en relación con la tasa del mes previo.

En Cuernavaca y Toluca únicamente registraron desaceleración en materiales de construcción. Tapachula perdió ritmo en los tres componentes.

Raymundo Tenorio Aguilar, analista del Tecnológico de Monterrey, expuso que en Cuernavaca y Tapachula, dicho comportamiento respondió a que la demanda fue disminuyendo, y los efectos de los sismo no se han observado porque aún no arranca la etapa de reconstrucción, en la que sí podría haber una presión al alza en los precios.

En el caso del área metropolitana y Toluca, dijo, se vincula a una mayor oferta, lo cual, sumado a un detrimento general en el sector de la construcción, propició un menor ritmo de incremento en los precios.

Destacó que para octubre, una vez que den inicio las labores de reconstrucción, podría comenzar a observarse un aumento más pronunciado en las cotizaciones.

Tenorio Aguilar enfatizó que será indispensable que la Procuraduría Federal del Consumidor vigile y prevenga que haya especulación con los precios, y se provea a la población con información para que no existan abusos.

Por su parte, el especialista Jonathan Heath explicó que el sector de la construcción había tenido un desempeño desfavorable, por lo que existió cierto margen para que, de haberse presentado un aumento en precios derivado del sismo, el incremento no haya resultado tan elevado.

“Donde sí vería un efecto más palpable sería en la composición del Producto Interno Bruto, pues podría cambiar los patrones del consumo. Va a haber ciertos sectores que van a sufrir mucho, como turismo y alimentación en restaurantes; sin embargo, va a haber más actividad económica en la construcción”, indicó.

Según información del Inegi, del total de establecimientos ubicados en Chiapas, 79.2% no reporta afectaciones y 20.8% sí las tuvo; en Ciudad de México es 83.9 y 16.1%; Guerrero registra 90.6% sin afectaciones y 9.4% con daños; Estado de México, 86.9 y 13.1%, respectivamente; Morelos, 77.5 y 22.5%; Oaxaca, 75.4 y 24.6%; Puebla, 83.5 y 16.5%, y Tlaxcala, 90.0 y 10.0 por ciento.

Las ocho entidades federativas con daños representan 35.3% del Producto Interno Bruto nacional.

URGEN A AJUSTAR SUBSIDIOS DE VIVIENDA ECONÓMICA EN QUERÉTARO

Querétaro, Qro. Ante la baja disponibilidad de vivienda económica, el sector inmobiliario propone que el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit) incremente el monto máximo para subsidiar este segmento de vivienda, dado que actualmente es de 362,593.56 pesos.

De acuerdo con el programa de Acceso al Financiamiento para Soluciones Habitacionales, operado por la Comisión Nacional de Vivienda, se consideran dos grupos del valor máximo de la vivienda subsidiada: el primero, de 137,693.7 a 312,105.8 pesos; el segundo, entre 312,102.8 y 362,593.6 pesos.

El presidente del Club de Industriales de Querétaro (CIQ), Alfonso García Alcocer, consideró que el tope de la vivienda subsidiada debe incrementar de acuerdo con la inflación, estimando que para el 2017 ascienda al rango de 395,000-400,000 pesos.

“Infonavit tiene que abrir (el precio máximo de vivienda subsidiada) por lo menos a la inflación real que es 6%, para que el año que entra estemos sobre 395,000 a 400,00 en ese tipo de vivienda. Para el año que entra hay grandes proyectos, vamos a decir que más agresivos para poder construirla, pero necesitamos que venga el ajuste de precio, porque con 362,000 es muy difícil construir este tipo de vivienda”, pronunció.

De lo contrario, el directivo de una de las cuatro empresas que construyen vivienda económica en la entidad, advirtió, que prevalecerá el déficit de este tipo de unidades, puesto que los desarrolladores prefieren construir unidades de nivel medio o residencial.

De enero a septiembre, Infonavit ejerció 80 millones de pesos para subsidiar vivienda de interés social, cuyo costo es por debajo de los 362,593.6 pesos, confirmó el delegado del instituto, Ricardo Alegre Bojórquez.

Sin embargo, a la entidad le fueron retirados 40 millones de pesos, de los 120 millones presupuestos para este subsidio, que fueron reprogramados para la atención de damnificados por los recientes sismos.

Dentro de la zona metropolitana, El Marqués es el municipio donde se ha concentrado el desarrollo de vivienda económica, dado que demarcaciones como Querétaro y Corregidora reportan encarecimientos que impiden unidades de bajo costo.

SATISFACCIÓN EN DEMANDA

En Querétaro solamente se generan 2,000 unidades de vivienda económica, es decir, 50% de una demanda anual de 4,000 unidades.

Estas unidades son construidas por cuatro desarrolladoras, de las cuales sólo una es empresa local, expuso el presidente del CIQ.

Frente al déficit que prevalece en la construcción de viviendas de interés social, reiteró la necesidad de que se oficialicen dichos ajustes.

Incrementar el precio de la vivienda, argumentó, incentivaría a los constructores para cimentar vivienda de interés social.

| El Economista | Actores del Mercado | Autor: Viviana Estrella |
Nota Publicada: 2017-10-11

Ver nota