El Economista

Por Yolanda Morales

 

Autoridades y supervisores participantes del Consejo de Estabilidad del Sistema Financiero (CESF) advierten que han aumentado los riesgos de fondeo, contagio indirecto y en mayor medida de crédito en “algunas” instituciones del sector de Intermediarios Financieros no Bancarios.

Matizaron que “en este momento dichas actividades (de intermediación financiera similar a las de la banca) no constituyen un riesgo para la estabilidad del sistema financiero” pero sí destacaron que “en algunos casos han aumentado los riesgos”.

Las autoridades financieras que forman parte de esta instancia de coordinación, subrayaron que “continúa la incertidumbre” respecto a los efectos que aún puede tener el choque económico por la pandemia en la cartera de crédito del resto de las instituciones financieras.

“Continúa la incertidumbre asociada a los sectores más vulnerables o acreditados cuyos ingresos han sufrido las mayores afectaciones, si bien se cuenta con reservas y contragarantías para mitigar dichos riesgos”, refirieron.

En el comunicado de la 44a sesión ordinaria del CESF, que resultó la última que encabezó Arturo Herrera como Secretario de Hacienda refirieron que “continúa el riesgo de la concentración en las fuentes de financiamiento para algunas instituciones”.

Y enfatizaron que “persiste el riesgo de un menor dinamismo en la demanda interna y de ajustes en las calificaciones crediticias para el soberano (México) y Pemex, si bien se ha atenuado por las recientes ratificaciones de las notas”.

Criptoactivos, nueva advertencia

En el comunicado detallaron que el Consejo analizó el tema de los denominados activos virtuales y monedas estables.

“No se ha autorizado la oferta del servicio de manejo de saldos denominados en pesos o divisas derivados de depósitos del público en general a través de esquemas tecnológicos relacionados con cadenas de bloques o registros distribuidos denominados monedas estables (stablecoins)”, advirtieron.

Para ofrecer este tipo de servicios “se debe contar con una autorización que faculte a la entidad a captar recursos del público”.

Las autoridades insistieron en las advertencias sobre los riesgos inherentes al manejo de estos activos como medio de cambio, depósito de valor o forma de inversión.

Enfatizaron que en ningún caso constituyen una moneda de curso legal en México, ni tampoco son divisas bajo el marco legal vigente.

“El valor de estos activos está sujeto a una gran volatilidad y pueden resultar riesgosos para los usuarios y las instituciones del sector financiero”.

Reiteraron que actualmente las instituciones financieras del país no están autorizadas a realizar y ofrecer al público operaciones con activos virtuales y tal como lo dijo el Gobernador del Banco de México, Alejandro Díaz de León al presentar el Informe Trimestral, enfatizaron la conveniencia de “mantener una sana distancia entre los activos virtuales y el sistema financiero”.

El CESF sesiona bajo la coordinación de la Secretaría de Hacienda  y el Banco de México y  está integrado por los titulares de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV); la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas (CNSF); la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar); y el Instituto para la Protección al Ahorro Bancario (IPAB).

Todos ellos  evalúan el alcance de las políticas económicas y financieras, realizan evaluaciones sobre los riesgos que puede enfrentar el sistema financiero y emiten alertas tempranas para reducir la exposición a riesgos para el buen funcionamiento del sistema.