Cumbre de Vivienda 2018

Dicen que en política, la efectividad es lo que cuenta. Eso ha sucedido con David Penchyna en Infonavit, pues mientras algunos pensarían en que es momento de cerrar capítulo sexenal, en esta dirección no paran de avanzar el cambio a fondo.

Aprovechando la impresionante base de datos que se ha construido en el Centro de Investigación para el Desarrollo Sostenible, cuyo titular es Carlos Zedillo, el Infonavit lanzará Cambivit, que permitirá con una aplicación —la primera en su tipo en el mundo—, tener acceso con el poder del dedo, a la bolsa de vivienda más grande del país, para facilitar las decisiones de propietarios de una casa adquirida con Infonavit o que quieren adquirirla por primera vez.

La aplicación usa la base de datos del Índice de Ciudades Prósperas y la de los acreditados de Infonavit, además de la bolsa de vivienda de los desarrolladores que cumplen con la norma de construcción y tienen registro en RUV, para facilitar la búsqueda, pero con criterios diferentes a los de otras bolsas: se podrá lograr que la aplicación, considerando las condiciones del hábitat, de la ciudad, del municipio, la cercanía al trabajo o escuela de los miembros de la familia, consultar la disponibilidad para la movilidad de vivienda, manteniendo el crédito hipotecario o usando las capacidades de ampliación de saldo de que hoy dispone el instituto.

Esto es lo que se nota. La transformación del Infonavit no ha sido cosmética. Recordemos que, por primera vez en México, existe el Índice de Ciudades Prósperas, que cubrirá al 70% de la población del país y al 90% de la población urbana en los 305 municipios que cubre, existe una metodología compartida para que las decisiones sobre el desarrollo urbano del país se tomen en función de la evidencia y no de la ocurrencia, como decía Penchyna en la apertura de la Cumbre Infonavit.

Esto se logró cuando el Consejo de Administración, integrado por representantes obreros, patronales y gubernamentales, aprobó la inversión en investigación y desarrollo urbano de un par de millones de dólares, para adoptar el ejercicio que desarrolló el sistema de medición de sustentabilidad de ciudades de ONU Hábitat, que adopta los estándares más estrictos del mundo (Infonavit ni el Centro son juez y parte), para facilitar la comparación en diferentes momentos en el tiempo, de diferentes ciudades del país y con diferentes ciudades del mundo.

Es una herramienta de comparación poderosa, pero que las llamadas organizaciones de la sociedad civil y académicas no han revisado, porque ya se la habrían apropiado.

El Índice salió de la oficina de Investigación de ONU Hábitat, que es dirigido por un mexicano que vive en Nairobi. Se trata de Eduardo López Moreno, arquitecto y doctor en geografía, que tal vez con Alicia Barcéna, secretaria ejecutiva de Cepal, son los funcionarios de Naciones Unidas con carreras profesionales de alto rango en el organismo de mayor membresía en el mundo.

Por lo pronto, Elkin Velásquez, director de Onu Hábitat, dio a conocer que, justamente, por la integración y eficacia que tiene el Índice de Ciudades Prósperas, recibirá el Premio Dubái, que se otorga desde hace 20 años a las mejores prácticas en urbanismo sustentable.

México y el Infonavit lo ganaron en la categoría de Monitoreo de la Nueva Agenda Urbana y los Objetivos de Desarrollo Sostenible, lo que aplaudió con creces el presidente del Instituto de la Tierra, Jeffrey Sachs.

El 13 de mayo se entrega y al ser un diagnóstico del estado que guardan las ciudades en una herramienta comparable entre todas esas ciudades y le dicen a quienes las gobiernan o las van a gobernar en donde están, no es en un examen para los municipios, sino la mejor herramienta para garantizar su permanencia en el nuevo ciclo político que se inicia a partir de diciembre, cuando esos ayuntamientos puedan planear a seis años el futuro de la ciudad que van a gobernar y, más aún, podrán darle seguimiento en la segunda medición y la tercera y la cuarta.

Sólo le comento que la herramienta está siendo adoptada en todo el mundo, y México y su principal hipotecaria es la primera en desarrollarla para ubicar mejor dónde está la colonia o la ciudad en la que queremos comprar una casa y no a la inversa.

Ese es el sentido más profundo del cambio y de esta inteligente herramienta que será puesta en manos de los derechohabientes de Infonavit, y de todos integrantes del sector formal de la economía, para empoderarlos y apreciar el valor de sus activos patrimoniales.

| Excelsior | Actores del Mercado | Autor: Alicia Salgado |
Nota Publicada: 2018-05-04

Ver nota